El cometa ISON y otras efemérides astronómicas

20131122-C2012S1-ISONDesde hace algunos días, el cometa C/2012 S1 (ISON) comenzó a hacerse visible en el cielo nocturno, para los observadores del hemisferio Sur. Ha ido ganando notoriedad por el hecho que pronto pasará a escasa distancia del Sol, teniendo su distancia mínima (perihelio) al día 28 de noviembre de 2013, a sólo 1.800.000 km de su punto central. Desde entonces, y si el cometa no resulta destruido por su peligroso acercamiento a nuestra estrella, los observadores del hemisferio Norte serán quienes tendrán a su alcance una interesante vista de este astro, durante los primeros días de diciembre de 2013, cuando probablemente sea visible a simple vista y cuyo brillo desde la Tierra (magnitud aparente) podría incluso superar a la del recordado cometa C/2006 P1 (McNaught).

Desde el hemisferio Sur, concretamente en Antofagasta, el cometa ISON en realidad no reviste un especial interés porque, por una parte, el cometa no presenta un brillo significativo (alrededor de magnitud 4), que si bien lo hace visible a simple vista, sólo se aprecia durante el crepúsculo antes del amanecer (con un cielo ya demasiado brillante) y a una altitud demasiado baja en el horizonte (alrededor de 10 grados) antes que el astro termine siendo anulado por completo por la tremenda luminosidad del Sol a punto de salir.

Es importante aclarar este punto, por una parte, debido a informaciones imprecisas aparecidas en El Mercurio de Antofagasta, en su edición del sábado 23 de noviembre de 2013 (ver enlace), en donde otros profesionales mencionan la posibilidad de observar a ISON desde los cielos del Norte de Chile, durante la primera quincena de diciembre; esto en la práctica no es factible, ya que al momento de ser publicada esta nota, y debido a la complicación que supone lo expresado en el párrafo anterior, ISON es apenas observable y dejará de serlo alrededor del 27 de noviembre de 2013, pues posteriormente, pasará por detrás del Sol, y a su salida sólo será visible en el hemisferio Norte. Aún así, esta nota va acompañada de una imagen obtenida de ISON, aún bajo las complicadas condiciones descritas: se trata de una fotografía obtenida por Farid Char, de la Unidad de Astronomía de la Universidad de Antofagasta, la madrugada del 22 de noviembre de 2013 a las 5:51 (hora local), a 40 km al SE de Antofagasta, camino a Minera Escondida, donde se aprecia débilmente su cola y aspecto verdoso.

Por último, y también en relación a la nota de El Mercurio aludida, es importante mencionar que un segundo fenómeno anunciado como visible para la comunidad antofagastina, una “lluvia de estrellas”, tampoco será precisamente interesante de apreciar. En primer lugar, una “lluvia de meteoros” (y no una “lluvia de estrellas”), si bien suele tratarse de un llamativo espectáculo al momento en que la Tierra atraviesa una zona con muchas partículas dejadas por un cometa u asteroide, que desde nuestro planeta se observan como brillantes pero fugaces destellos que duran entre 1 a 3 segundos,el evento anunciado por El Mercurio refiere a la lluvia de meteoros Gemínidas, la cual, al extenderse entre el 4 y 17 de diciembre (con su máximo el día 14), se topará con la misma semana en que acontece la Luna llena, dificultando en gran medida su observación y limitándola sólo a los meteoros más brillantes. Las lluvias de meteoros, sin embargo, son fenómenos que se repiten varias veces durante el año y se repiten anualmente (aunque con intensidad variable); si te interesa conocer más información al respecto, puedes visitar el Calendario de lluvias meteóricas de la International Meteor Organization (en inglés).

De todos modos, invitamos a la comunidad antofagastina a mantenerse alerta a futuras efemérides astronómicas, las cuales también serán oportunamente anunciadas (y en algunos casos, ¡fotografiadas!) por parte de nuestra Unidad de Astronomía.